miércoles, 18 de febrero de 2009

Llegada de Santa Teresa y San Juan a Valladolid


Habían salido de Medina del Campo al atardecer del nueve de agosto pretendiendo recorrer las ocho leguas que la separan de Valladolid durante la noche, al abrigo de la canícula estival.

Fray Juan de la Cruz acababa de terminar sus estudios de teología en la Universidad de Salamanca y se encontraba en Medina como pasante de las clases del convento de Santa Ana.
La madre Teresa de Jesús estaba a la espera de la licencia de sus superiores para fundar el primer convento de la reforma de la Orden carmelitana, y abrigaba la secreta esperanza de que el joven y brillante fraile que la acompaña fuera el iniciador de la reforma del Carmen entre los frailes. Cuando el día de San Lorenzo comienza a clarear llegan a la finca llamada "Río de Olmos", distante unos dos kilómetros de Valladolid, quinta de recreo de la familia Mendoza donada a la Santa por Bernardino de Mendoza y Pimentel, hijo menor de los condes de Rivadavía, para que instalase allí el convento que pensaba fundar.
La Santa encontró el lugar insalubre por su proximidad al río e inadecuado por estar demasiado lejos de la población, lo que suponía una seria dificultad para recibir limosnas, elemento básico en la reforma que había acometido. Nuevas gestiones cerca de la familia de los condes de Rivadavia dieron como resultado la obtención de un nuevo edificio para albergar el primer convento de carmelitas descalzas, que bajo el nombre de Nuestra Señora de la Concepción se ubicaba en el Camino Real, que iba de la Puerta de Santa Clara al río mayor, y que actualmente lleva el nombre de la Santa.
Fue en Valladolid donde Juan de la Cruz tomó el hábito de Descalzos, y de donde partió, en septiembre de 1568 para iniciar la reforma de la Orden del Carmen entre los varones.

2 comentarios:

Emily dijo...

es hermosa la simplicidad en tan pocas palabras redactadas
verdaderas y exactas, :)

bendiciones

Pasionaria dijo...

GRACIAS HERMANITA POR TU
COMENTARIO. UN RELATO QUE
NOS ANIMA Y ALEGRA. DIOS TE
BENDIGA.

PASIONARIA